“Nunca vimos algo así: los muertos son nenes y mujeres”, el testimonio de los funebreros de las víctimas narco

Compartir

El Cementerio de La Piedad, con 24 hectáreas, es el más grande de Rosario. En esas tierras descansan la mayoría de las victimas de la violencia narco que enluta a la ciudad. También en El Salvador, donde los servicios, subvencionados por la municipalidad, son gratuitos.

“Estamos viendo algo que nunca vimos: los muertos son chicos muy jóvenes, nenes y mujeres”, destacó en diálogo con TN Luis Pinilla, presidente de la Asociación de Empresas de Servicios Fúnebres de la ciudad. “No es nada agradable. No está dentro de la lógica, pero nosotros no podemos hacer nada. El Gobierno de la Nación, la Provincia y el municipio se tienen que poner las pilas. Ya no se puede vivir en esta ciudad”, se lamentó.

Pinilla acotó que los homicidios se “tornaron una costumbre”. “Todos los días tenemos dos o tres homicidios, algo que antes no pasaba”, precisó. En lo que va del año -y al cierre de este artículo- el Observatorio de Seguridad Pública de Santa Fe contaba170 homicidios dolosos, la mayor parte ligados a ajustes de cuentas entre las organizaciones criminales que operan en el territorio.

El sector del Cementerio de La Piedad, destinado a los servicios gratuitos, víctimas e la violencia narco. (Foto: TN).
El sector del Cementerio de La Piedad, destinado a los servicios gratuitos, víctimas e la violencia narco. (Foto: TN).

La regla general es que las víctimas sean de los estratos más vulnerables, por esa razón, los servicios fúnebres se hacen a cargo del municipio. “Van a tierra”, indica el empresario.

“Nosotros, en nuestro trabajo, no escapamos de esa realidad y tenemos que tomar medidas de seguridad. Siempre van dos empleados a buscar los cuerpos para trasladarlos a los cementerios, donde hay custodia. La mayoría se buscan en la morgue, porque son víctimas de muertes violentas y, por lo tanto, interviene la Justicia, pero también hacemos servicios en los barrios”, aseguró Pinilla.

“Todos estamos expuestos. Nada nos garantiza que no nos roben o nos peguen un balazo. Ya no hay códigos, por eso necesitamos respuestas”, dijo Pinilla que aseguró que los empleados de funerarias sufren robos y son amenazados con frecuencia”, agregó.

Tan duro como en la guerra narco de 2014

En 2014, en el que Rosario tocó su pico histórico de asesinatos (254), agosto terminó con 161 crímenes. En lo que va de 2022, el departamento santafesino llegó a 170 con los primeros días del mismo mes. De seguir la tendencia, las muertes superarán al periodo más sangriento impulsado por la guerra narco que se desató tras el homicidio de Claudio “Pájaro” Cantero.

Los números del Observatorio varían levemente con el del último informe elaborado por el bloque de diputados URC Evolución Santa Fe, que cuenta 172 homicidios en Rosario en lo que va del año. Según ese documento, el 82% de las víctimas de homicidio son hombres, el 81% de los homicidios dolosos se produjeron con armas de fuego y el 10% con armas blancas.

En tanto, el 65% de los homicidios fueron ejecuciones, es decir ataques con arma de fuego dirigidos a víctimas en la vía pública y a bordo de (o escapando en) autos o motos.

Por último, el documento del espacio político que comanda Maximiliano Pullaro, exministro de Seguridad durante el macrismo, consigna que el 50% de las víctimas son jóvenes de entre 15 y 29 años.

En sintonía con los números, el arzobispo de Rosario Eduardo Martín, manifestó su preocupación ante la creciente ola de asesinatos (fueron siete en los primeros cuatro días de agosto), balaceras, amenazas y extorsiones:“Quiero poner el acento en la paz porque estamos viviendo una violencia terrible”. “Si esto no se para nos va a arrastrar a todos”, advirtió en diálogo con La Capital.

“Rosario se está desangrando. Es hora de que las autoridades se tomen en serio lo que nos está pasando y no miren para otro lado”, cerró el religioso.

Homicidios en Rosario: 19 víctimas menores de 18 años

El homicidio de Elena, una beba de un año, acribillada junto a sus padres a la salida de una boda narco fue la antesala de un código que se rompió: matar menores de edad, un límite que se cruzó y que genera conmoción, incluso, entre algunos narcos de jerarquía en la región.

Ocurrió el 29 de enero, en Ibarlucea, muy cerca del salón en el que Brisa Leguizamón y Esteban “Pinky” Rocha celebraban su matrimonio. Los tiros que mataron a la beba estaban dirigidos a sus padres: Maximiliano Iván Giménez y Erica Vanesa Romero. A los sicarios que los interceptaron no les importó que en la camioneta en la que se trasladaban también estaba su hija.

La Policía retira el cuerpo de una de las víctimas del presunto triple crimen narco en Rosario. (Foto: gentileza de La Capital, de Rosario)
La Policía retira el cuerpo de una de las víctimas del presunto triple crimen narco en Rosario. (Foto: gentileza de La Capital, de Rosario)

Una situación similar ocurrió el 23 de abril cuando cuatro killers bajaron de una camioneta y atacaron a tiros el Audi en el que se trasladaban Marcos Camino, Micaela Bravo junto a sus dos hijos Bautista y Ciro, de 6 y 1 año. El mayor alcanzó a huir, pero su hermano murió junto a su padre en el vehículo. Su mamá falleció días después en el hospital.

En junio, en Villa Gobernador Gálvez, parte del Gran Rosario, un adolescente de 16 años, miembro de “Los Picudos”, una organización que realiza crímenes por encargo, fue detenido por el asesitado de Geraldine Gómez, una beba de un año y siete meses que murió al quedar en medio de un ataque narco.

El homicidio de Lucas Vega, un chico de 13 años qujugaba al fútbol en Rosario Central, volvió a encender las alarmas. Sobre todo, por la crudeza de los ejecutores: el juvenil se había juntado con sus amigos en la esquina de su casa del barrio Emaús y desde un auto, que pasó por ese lugar, les dispararon a todos. Lucas recibió un tiro en el pecho y no logró sobrevivir.

Dos días más tarde, sicarios en moto asesinaron a Zoe Romerouna adolescente de 15 años. “Vos que no molestabas a nadie, te pido perdón por no poder protegerte”, se lamentó en redes su novio.

(Fuente: TN).